CDMX


Tierra de una belleza natural incomparable, la región del Anáhuac hipnotizó con su resplandor a cada individuo que llegó al valle lacustre que resguardaban los celosos volcanes nevados del Popocatépetl e Iztaccíhuatl, el Nevado de Toluca y los fuertes cerros del Chiquihuite y Tres Padres.

Provenientes de la mítica ciudad de Aztlán, los seguidores del señor Tenoch llevaban cientos de años de peregrinaje buscando el lugar de la profecía divina que sus dioses les habían hecho, el lugar en donde un águila posada sobre un nopal devoraba una serpiente.

El cumplimiento de la sagrada profecía llegó para los mexicas en el año de 1325 en el lugar que hoy conocemos como Ciudad de México, capital de una nación de más de 100 millones de mexicanos y símbolo de una rica y diversa cultura mestiza.

La entrada de Hernán Cortés, con un ejército de españoles e indios enemigos de los aztecas, a las puertas de la gran Tenochtitlán el 13 de Agosto de 1521, es uno de los sucesos históricos más importantes en nuestro país. La caída de la capital del imperio contribuyó a la conquista del resto del territorio del valle de México.

Así, una nueva era da inicio en la vida del pueblo de México, ahora bajo el control absoluto de los reyes de España quienes pronto imponen su gobierno en forma de virreinato en la llamada Nueva España. 

La nueva capital colonial fue colocada encima del antiguo centro azteca, reforzando el dominio español en el valle entero. Actualmente, esta zona corresponde al Centro Histórico de la ciudad.


Desarrollado por DevMéxico con la plataforma Perform Unit